miércoles 20 𝖽𝖾 octubre, 2021 |
25 C
San Juan
C | 11: 46pm

Silvio Romero: Un grato cuento chino


El Chino Romero enfrentó el abierto rechazo de los hinchas y deja un sello virtuoso en Independiente.

El espléndido momento de Silvio Romero, cuyos goles equivalen a puntos de los que valen doble más allá de los rigores de la aritmética, tiene toda la cara de un ‘deja vu’ con protagonismo de delanteros de Independiente que atravesaron el descreimiento o el abierto rechazo de los hinchas y al cabo dejaron un sello virtuoso.

No menos de cinco nombres, todos en el Siglo XX, surgen de la memoria de los baqueanos futboleros que conocen pelos y señales de la rica historia de Independiente.

Por orden de aparición destaca Luis Suárez, el más rústico de la célebre delantera que remontó un 0-2 en el Maracaná ante el mismísimo Santos de Pelé (los otros cuatro del quinteto eran Emilio Bernao, Osvaldo Mura, Mario Rodríguez y Raúl Armando Savoy) y resultó un factor decisivo en la conquista de la Copa Libertadores de 1964.

Originario de Adrogué y formado en las divisiones menores de Banfield, el espigado Suárez era resistido por una tosquedad desmentida cada vez que entraba al área y ejecutaba a diestra y a siniestra.

Romero está entre los delanteros de Independiente que atravesaron el rechazo de los hinchas.

Romero está entre los delanteros de Independiente que atravesaron el rechazo de los hinchas.

Bicampeón de América, Suárez compartiría el centro del ataque con un muchacho llegado de Mendoza que corría más rápido que la pelota y cierta vez fue destinatario de burlas cuando un envión impetuoso y desafortunado cayó en el foso que separaba los límites de la cancha del alambrado olímpico: Roque Alberto Avallay.

De esta galería de villanos convertidos en héroes se nutre la travesía del Chino Romero, el cordobés que el 22 de julio cumplió 33 años

Es cierto, cómo no, que los mejores días de Avallay fueron consumados con la camiseta de Newell’s, de Racing, de Chacarita y sobre todo del legendario Huracán de 1973 dirigido por César Luis Menotti, pero no es menos cierto que a despecho de que de él se esperaba poco, contribuyó al logro de la Copa del 65.

LEER
España, rival de Argentina, alcanzó un triunfo lógico sobre el Japón de Lamas

Otros dos delanteros que mucho tuvieron que bregar para ganarse la aceptación de los hinchas de Independiente fueron Roberto Aníbal Tarabini y Norberto Outes.

Tarabini, más conocido como el Conejo Tarabini, sobresalió como un wing izquierdo de corrida presta y latigazos furibundos que contribuyó en los títulos del Nacional 67 y del Metropolitano 70.

Destinatario del hiriente mote de “Madera”, el Beto Outes lidió con el humilde antecedente de llegar de la cuarta división del fútbol argentino (Victoriano Arenas) y la obligación de aprobar el exigente examen de dar la talla en la sociedad con Ricardo Bochini y Daniel Bertoni.

El Chino Romero tiene 33 años de los cuales en más de la mitad ha jugado en Primera División.

El Chino Romero tiene 33 años de los cuales en más de la mitad ha jugado en Primera División.

Ambos brillaron y se cansaron de hacer goles, no tantos como el santafesino Marcelo Reggiardo, quien sin embargo llegó a Independiente con poco crédito y al cabo gozó de una cresta de la ola indispensable para la coronación del campeonato de 1988/89.

De esta galería de villanos convertidos en héroes se nutre la travesía del Chino Romero, el cordobés que el 22 de julio cumplió 33 años de los cuales en más de la mitad ha jugado en Primera División.

De aquel adolescente surgido en Instituto con paso por Lanús, Jaguares de Chiapas y América hasta la madura versión de un ariete capaz de hacer de todo un poco y todo bien: moverse en las afueras del área, asociarse, convertir por olfato, por anticipo y como en el segundo gol del sábado en Rosario, por imperio de un pasmoso botín de terciopelo.

LEER
La venezolana Yulimar Rojas ganó la medalla dorada con nuevo récord en salto triple

Se dirá, con asidero, que aún el Chino Romero carece de miles y miles de admiradores, pero de momento salta a la vista que sus detractores se sienten obligados a llamarse a silencio.



Fuente: https://www.telam.com.ar

ARTICULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

últimos artículos