domingo 17 𝖽𝖾 octubre, 2021 |
13.8 C
San Juan
C | 7: 49am

Albardón: dos hermanos y la impotencia de no poder hacer nada para salvar el auto de su padrastro


Hacer un mandado y regresar. Esa tarea habían cumplido en la noche del martes dos hermanos a bordo del auto que les había prestado su padrastro para que cumplieran con ese mandado.

Lo hicieron sin problemas, pero cuando estaban de regreso, y a pocos metros de su domicilio, el rodado poco a poco comenzó a prenderse fuego.

Se detuvieron y cuando abrieron el capot, el oxígeno que ingresó fue crucial para que las llamas ganaran fuerza. Y ya no hubo nada que hacer. El coche se incendió por completo ante la mirada de los ocupantes y del propietario, que esperaba a esos chicos en la vereda de la casa.

Fuentes policiales consultadas por este diario informaron que eso fue lo que pasó anoche en la puerta de una casa situada en la manzana A del barrio Marco II, Albardón.

Minutos después de las 23, Alan Páez Luna (21) y su hermano de 13 años se subieron al Peugeot 405 de su padrastro, identificado como Héctor Salinas (37), informaron fuentes policiales a este medio.

El momento en que el auto se quemaba en el barrio Marco II.

Salinas los había mandado y para ello le prestó el auto a Alan. Junto con él se subió su hermanito. Los dos cumplieron con el recado y cuando regresaban a su casa, el Peugeot empezó a quemarse.

LEER
Capital: denunciaron a un “abogado trucho” por presunta estafa

Alan estaba haciendo las últimas maniobras para estacionar cuando comenzó a salir humo del motor. Salinas estaba en puerta esperándolos. Y cuando abrieron el capot, el fuego se propagó por todo el motor.

En la Policía dijeron que un desperfecto mecánico causó el desastre, a eso de las 23.52. Lo cierto es que el fuego fue implacable y en cuestión de segundos el rodado quedó envuelto en llamas ante la mirada impotente del propietario, los dos hermanos y vecinos del barrio.

Una dotación de bomberos de la Policía llegó después a la escena y apagaron el incendio. Para ese momento solo quedaba el esqueleto de lo que hasta hacía unos minutos era un 405.

Una travesura y un incendio en una casa

En la tarde del martes se produjo otro incendio. Ocurrió en un domicilio del barrio Alameda, en Rawson.

Según la Policía, allí vive un hombre de 33 años y su hija de 5 años. El hombre reveló después que la nena estaba jugando con un encendedor y que así fue como se inició un incendio en uno de los dormitorios.

Ellos pudieron salir ilesos, pero hubo daños de consideración en ese ambiente. Además, varios objetos fueron alcanzados por las llamas, informó la Policía.





Fuente: https://telesoldiario.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionado

Agredió a su novia de 17 años y terminó detenido

/* custom css */ .tdb_single_featured_image{ margin-bottom: 26px; ...

Sarmiento: viajaba moto, llegó al control de San Carlos, se cayó y quedó muy grave

/* custom css */ .tdb_single_featured_image{ margin-bottom: 26px; ...